jueves, 26 de diciembre de 2013

El talento de Mr. Ripley


Fotograma de la adaptación cinematográfica con Jude Law como Dickie y Matt Damon como Tom Ripley.
 
RESEÑA
"Estaba convencido de que el talento ya lo tenía, y lo único que le hacía falta era encontrar un empresario dispuesto a presenciar alguno de sus monólogos satíricos, pero bastaron tres fracasos para dar al traste con su valor y sus esperanzas."
Tom Ripley es un joven inseguro, consciente de que en la vida la suerte nunca estuvo de su parte. De que incluso intentando hacerse a sí mismo y esforzándose por demostrar al mundo que realmente valía, jamás nada ni nadie le facilitó las cosas.
Amargado por sus propios esfuerzos fallidos y decidido a hacer frente a su mala suerte, recurre a emplear sus dotes como actor para estafar como medio de supervivencia.
Y su situación no varía hasta que una noche habla con el señor Greenleaf, padre de un conocido suyo que le requiere para un asunto urgente que concierne a su hijo, Dickie, que vive en Italia.
El señor Greenleaf, que cree que Tom y Dickie son amigos íntimos, quiere que viaje a Italia a gastos pagos y lo convenza para que regrese a Nueva York y deje su despreocupada vida en Europa para hacerse cargo de la empresa de su padre.
Tom acaba por aceptar el encargo, y se dirige al pequeño pueblo de Mongibello donde reside Dickie.
Allí descubre que su amigo goza de una vida relajada y alejada de la tensión, el ajetreo y la preocupación propias de la gran ciudad. Vive en una preciosa casa con unas vistas maravillosas dejándose llevar por el placer de una vida desahogada e incluso haciendo sus pinitos como artista. La única persona extranjera como él es Marge, una británica que también se quedó prendada de la belleza y armonía de aquellos parajes y es escritora por las mañanas y una divertida joven retirada del mundo el resto del día.
Aunque el señor Greenleaf lo había enviado por poco tiempo, Tom termina por decidir que convencerá a Dickie en pocos días y después viajará a su gusto por Europa hasta que se le acabe el dinero que tenía en su poder. Pero cambia de opinión cuando Dickie parece coger más confianza con él y le ofrece pasar con él una temporada, viajando, asistiendo a fiestas y celebraciones e instalándose en su casa por algún tiempo.
La única que no parece conforme con el plan es Marge, que está secretamente enamorada de Dickie y su último deseo sería quedar relegada por un amigo americano que del que nunca había tenido conociemiento y que había llegado por sorpresa.

Con el tiempo, Dickie se aburre de Tom. Sentirse un estorbo es lo que más odia Ripley sobre cualquier otra cosa en el mundo. Por eso empieza a sentir animadversión hacia su amigo y se percata de la vida tan sencilla y despreocupada de la que había disfrutado Dickie Greenleaf. Resulta notable su parecido físico, pero en cuanto al resto son muy distintos. ¿Acaso no tenía Tom derecho a una vida igual de despreocupada y tranquila? ¿Acaso no se la merecía después de toda una vida de vigoroso esfuerzo por salir adelante?
 En un viaje de los dos en solitario, Tom y Dickie alquilan una barca en San Remo. Es entonces cuando Tom toma una drástica decisión que será el comienzo de su nueva vida y lo condicionará hasta el fin de sus días.

Al fin y al cabo, siempre había sabido que tenía un talento, un talento oculto que solo él conocía y que le permitía hacerse pasar por otras personas. Conocer su psicología, ahondar en sus sentimientos y comprender su manera de pensar. Todo esto le ayudaba a hacer de otra persona. ¿Por qué quería ser un actor si iba a tener que actuar de forma continuada el resto de su vida?

"Odiaba tener que convertirse de nuevo en Thomas Ripley, un don nadie, odiaba volver a sus viejos hábitos, a experimentar otra vez la sensación de que la gente le despreciaba y le encontraba aburrido a menos que hiciera algo especial para divertir a los demás, como un payaso, sintiéndose incompetente e incapaz de hacer algo que no fuese divertir a la gente durante unos minutos. Odiaba volver a su auténtica personalidad del mismo modo que hubiese odiado tener que ponerse un traje viejo, manchado y sin planchar, un traje que ni cuando era nuevo valía nada."
 
OPINIÓN PERSONAL

Es increíble ver cómo pueden jugar con nuestra mente. No me refiero al personaje del frío, inmoral  y calculador Mr. Ripley, si no al libro en general. ¿O acaso alguien que lo haya leído no ha sentido lástima por el protagonista o no ha deseado que se salvara a pesar de las atrocidades cometidas?
Sin duda hay algo que nos hace sentir lo mismo que Tom Ripley, si bien sabemos que no es lo correcto. Podemos llegar a comprender sus sentimientos, igual que él hace con las víctimas de sus estafas y engaños. Quizás sea que también a nosotros, los lectores, nos haya conseguido engañar.
Creo que esta pasa, sin duda, a formar parte de mi lista de libros preferidos.
 
 


Datos
Título: El talento de Mr. RipleyAutora: Patricia Highsmith
Editorial: Anagrama
Clasificación: Novela negra, policíaca.
Calificación: 5/5






Libromaníaca.
 
 

2 comentarios:

Espe dijo...

No lo conocía pero la novela negra no es lo mío.
Un beso

Conejo Pestilente dijo...

El libro me lo han recomendado mucho, supongo que lo voy a tener que leer sí o sí haha. Sólo por curiosidad ¿ha leído algo de autores mexicanos? algo de Octavio Paz tal vez.

Feliz año nuevo, no celebro días festivos pero supongo que usted sí. Tenga buen día.