lunes, 17 de octubre de 2011

Entrevista a Pilar Alberdi


Escritora, poeta, soñadora, imaginativa, amante de la buena literatura. 
Esta es Pilar Alberdi, una autora de literatura juvenil y adulta, de obras como "Alas de mariposa", "Tierras de Esmeralda" o, en este caso, su nuevo libro, "Isla de Nam".
Obtuvo, entre otros, el Premio de Teatro para textos teatrales Lazarillo, 2000 (Manzanares, Ciudad Real); "II Premio de Relatos de la colección Debolsillo, Plaza & Janés Editores (Barcelona, 2000); "Ciudad de Segovia de Teatro" (Segovia, 1997). Finalista de "Ciudad de La Laguna de Cuento" (La Laguna, Tenerife 1998), y "Juan Martín Sauras de Relatos" (Andorra, Teruel 1999). "XVI Certamen Nacional Ánfora de Plata de Poesía" (Málaga, 1997); Mención de Honor del "Premio Internacional de Poesía Juana de Ibarbourou" (Montevideo, Uruguay, 1995). 
Pilar Alberdi nos habla de la literatura, de su vida y de su opinión sobre aspectos de la lectura.


1. ¿Cuando se dio cuenta de que su sueño era escribir?
            Lo cierto es que nunca fue un sueño, sino una realidad que se fue concretando poco a poco. Encuentras en la lectura historias que te llegan al alma. Descubres que a través de los libros puedes hallar ideas y análisis que coinciden con lo que piensas o que te acercan a perspectivas nuevas. De repente ves que en esos escritores, unos ya fallecidos y otros vivos, tienes nuevos “amigos”, y que sus textos te permiten conocer mejor el mundo en el que vives. Si a esto sumamos la necesidad propia de los jóvenes de dejar escrito lo que sienten, ya sea en un Diario o en la correspondencia que mantienen con sus amistades, ya tienes el comienzo. Luego por necesidad surge la búsqueda de otros autores jóvenes, de medios literarios y periodísticos en dónde poder publicar. De repente, descubres que ya estás en el camino...

     2. ¿Desde entonces se dedicó a crear historias?
            Cuando era joven escribía poesía, después pasé al teatro, al relato y a la novela. Pero también escribo ensayo y artículos.

     3. En su Web podemos comprobar que domina los tres grandes géneros literarios, por lo tanto, una pregunta que posiblemente sea difícil, ¿cual es el que más le gusta, el que más libre le hace sentirse cuando puede sentarse un rato a escribir?
             Los géneros literarios (narrativa, poesía y teatro) se relacionan y complementan.
¿Cuál de los géneros me gusta más? Si admitimos que una novela, por ejemplo, incluye narración, descripción y diálogo, vemos que los tres géneros son necesarios. Y esto es algo que los jóvenes escritores deberían tener en cuenta para su formación como lectores y luego como escritores. En cuanto a las historias, ellas solas buscan cómo ser contadas. Voy a ponerte algún ejemplo: por mi escritorio siempre hay muchos papelitos con pequeñas notas. A lo mejor en una escribí un título que se me ocurrió y en ese momento pensé “¡qué buen título!”, pero quizá nunca escriba esa historia o lo haga varios años después. Otra anotación, dice: “escribir sobre las relaciones de las personas en tal situación”... No sólo se escribe frente al escritorio, muchas veces un cuento se resuelve mientras uno va en autobús o está caminando por la playa...

     4. ¿Piensa que en estos tiempos más modernos es más sencillo (con la nueva tecnología y páginas Web de las propias    editoriales)  publicar un libro?
Sí, es más fácil, pero también creo que no hay que llamarse a engaño. Cualquiera puede subir un ebook a su bitácora, a una plataforma de venta de ebooks, o iniciar una editorial con ebooks.  Pero ese es sólo el aspecto técnico de la cuestión, después está el darse a conocer, y el que las obras tengan calidad.


     5. En el momento en el que decidió dedicarse a la literatura, ¿algo o alguien o incluso alguna situación le cerró las barreras?
            Cuando uno es joven tiene su vida por hacer no sólo en el aspecto literario sino en otros como el trabajo, los estudios, quizá formar una familia. Por lo tanto, uno va sacando tiempo de dónde puede. Y en este caso como en los otros citados, la perseverancia es una buena guía.
           

     6. ¿Considera que algún autor, alguna persona o cualquier cosa influyera en su deseo de convertirse en escritora? Si fuera así, ¿por qué?
            Mi familia fue una de las muchas de inmigrantes españoles que llegaron a la Argentina a mediados del siglo XX, y yo les veía recibir y escribir cartas. Y esa, también era una forma de contar historias. Podía percibir su alegría o su tristeza según fuesen las noticias, e intentaba interpretar un mundo que desconocía.
De niña me impacto mucho la lectura que hicimos en el colegio de Platero y yo. Con 10-11 años guardo un especial recuerdo de  un haiku y un tanka japoneses que vi en una enciclopedia que compraban en casa por fascículos; quedé sorprendida, verdaderamente impresionada de lo que aquellas pocas palabras podían decir. Por la misma época recuerdo la emoción que me produjo leer un resumen  y un fragmento de El viejo y el mar de HeminwayMás tarde, en las clases de literatura del colegio segundario leíamos a Quiroga, Poe, Borges... Sobre los 15 años me compré un ejemplar de las Crónicas marcianas de Bradbury. Y poco después se publicaba en Argentina El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Marquéz... Estoy segura de que estas lecturas enriquecieron mi imaginación. Pero también me gustaría añadir que la  imaginación no es un atributo de las artes, sino algo que utilizamos a diario. 


    7. ¿Le parece que cada vez la literatura tiene menos afición joven?
No. Y J. K. Rowling, la autora de Harry Potter,  lo ha demostrado. Tengo la sensación de que en España hace ya muchos años que se “fabrican” libros destinados a jóvenes. Pero estoy convencida de que cualquier joven disfrutaría y estaría en condiciones de valorar la gran literatura a través de relatos de Karen Blixen, Dujna Barnes, Colette, Jack London, Jhon Steimbek, Guy de Maupassant, Alphonse Daudet, Antón Chejov, James Joyce, Fitzgerald, R. L. Stevenson, Franz Kafka, Alexandr Zolzhenitsyin y tantos otros. Esto sin citar títulos específicos de  novelas. Creo que se aprende a amar la literatura en una frase, en un poema. Quién no recuerda el verso... “Podría escribir los versos más tristes esta noche” de Pablo Neruda; ¿quién puede olvidar la fuerza dramática y el reflejo de la historia social de España que se vive a través de la La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca? Hay que leer por placer,  y en el caso de los jóvenes la lectura les regala experiencias de vida que aún no han tenido.

   8. ¿Le gustaría llegar a ser el ídolo de alguien, lo consideraría un honor? ¿Su autora favorita? ¿Por qué?
Yo tengo ídolos pequeños: las flores, las mariposas, las caracolas, los niños... Confío en que los demás sean igual de sensatos.
Bromas aparte, sí puedo decirte y en plural quiénes son esas autoras a las que siempre releo con placer. Además de varias poetisas, leo siempre con gran interés a Katherine Mansfield, Virginia Woolf, Karen Blixen, Colette, Emilia Pardo Bazán, Marguerite Durás, Katherine Anne Porter, Willa Cather, Marguerite Yourcenar... Y muchas más.


3 comentarios:

~♪Marina♪~ dijo...

No he leído nada suyo...¿alguna recomanación?

Igor dijo...

Caramba. Buena entrevista. Me han gustado muchas cosas, pero ésta de los ídolos pequeños me ha llenado.
Soy afortunado y he leído la Isla de Nam. Sorprendente y fuera del tiempo. Una maravilla.
Saludos.

Carol dijo...

me ha gustado mucho la entrevista, garcias por compartirla! He echado un vistazo a tu blog y me gusta lo que he visto, te sigo y me quedo por aquí. Bsos