domingo, 20 de mayo de 2012

Entre la niebla

Escritora:
Una gruesa capa blanca, cubría completamente el cielo de Nocknord. Me encontraba tumbada sobre un lecho natural, formado por ramas secas, hojas y flores.
No puedo negar que estaba aturdida y muy confusa en ese momento; la verdad es que no recordaba la razón por la cual me encontraba en el bosque, pero después de recobrar la lucidez, me empecé a dar cuenta de todo. Estaba muy alejada de los límites del colegio, me apuesto todo a que estaba a doce kilómetros del pueblo de Saint Anne y a más de seis del internado.
Ahora no tengo tiempo para dar explicaciones, así que una breve: He huido. No sé si para siempre, por unas horas, un día, o un tiempo; lo que sé, es que desearía perderme para siempre, y alejarme de aquel lugar.
Estoy segura, de que quien lea esto, pensará que me hayo en un estado de locura o algo parecido; pero quienes pueden contradecir mi opinión, son los que no conocen el Ashburey. No habéis estado en él; no sabéis como funciona allí todo.
Sinceramente, es un lugar bonito, a la vez que clásico y encantador, pero yo no necesitaba nada de eso. Yo solo quería tranquilidad y tiempo para asimilar todo lo que había ocurrido, y eso era algo que no he encontrado en el Ashburey. Es todo tan...formal, rígido, estricto...cada segundo que paso allí, siento que me ahogo mientras que varias paredes me aplastan, y mi corazón acelera, hasta que las lágrimas brotan de mis ojos y no saben parar.
Como si las normas no fueran bastante, la gente no es muy de mi agrado. Pocos son los que no me tienen miedo, o los que sienten lástima de mí, y muchos los que ríen cuando paso por su lado y me ignoran como si algo les obligara a hacerlo. No lo entiendo, y dudo que alguien lo entienda algún día.
Aunque se supone que es un centro mixto, no he visto chicos por ninguna parte. He oído que al otro lado, están ellos. Por alguna extraña razón, el colegio tiene dos puertas principales, aunque solo tengo acceso a una; y al final del pasillo a la derecha, una gruesa puerta negra, y verja por sus lados, por la que solo cruzan los profesores que tienen llave. Lo mismo pasa con el patio; he visto un muro alto a la derecha con una verja sobre él. No sé que hay al otro lado, pero muchas intentan subir sobre el muro y buscan algo al otro lado. Creo que eso, es el llamado "territorio de los chicos".
He intentado adaptarme a este estilo de vida muchas veces, pero he fracasado en cada una de ellas. Me he acercado a muchas chicas, he intentado conocerlas mejor y llegar a ser amigas, o algo parecido, pero creo que no le caigo demasiado bien a nadie. Todas, han preguntado sobre mi pasado. No creo que sea tan importante saberlo todo sobre mí antes de entrar en el Ashburey, pero no les interesaba eso; concretamente, la razón de mi llegada allí. Nunca he llegado a comprender el porqué necesitaban saber ese dato. Y aunque cuando lo he contado, mi versión ha sido suave y a lo menos, muy inofensiva, muchas han escapado de mí, y otras me han ignorado después de aquello.
Sé que el motivo por el que me encuentro a más de treinta kilómetros de mi casa, alejada de mi familia y amigos puede ser duro y espeluznante,pero yo no tengo la culpa de ello.  Es complicado creer, que tu mejor amigo, se suicide, arrasando con un incendio a todo el pueblo e involucrándome a mí en todo esto.
Mi mejor amigo, al que conocía desde que éramos unos bebés;el que vivía en la casa de al lado y era mi vecino, lo había hecho todo. Habíamos ido al lago acompañados de un día caluroso y un olor a verano que permanecía silencioso en el aire. Poco después de llegar, me pidió perdón y me pegó varias veces hasta que caí al suelo. Tengo confusos esos momentos, pero recuerdo que prendió una llama que se extendió rápido por todo lo que se encontraba a nuestro alrededor, y segundos después se sacaba un cuchillo del cuerpo, lo tiraba al suelo, y se lanzaba en el agua, dejando una gran mancha de sangre. Unos segundos después, cierro los ojos, y no sé nada más.
Es difícil de creer mi versión, pero...es la verdad. Yo tampoco me creo muchas cosas de ese día....aunque lo he analizado punto a punto con y sin policía desde aquel día. No sé como cogió ese cuchillo sin yo verlo, como se lo clavó el mismo y como en realidad, lo que quería, era acabar con todo.
Vuelvo a la realidad. Sigo aquí, en el bosque y siento que la euforia me recorre entera. Al fin había conseguido salir del internado, y me sentía orgullosa de ello. Llevaba meses calculando como salir sin que nadie se diera cuenta; controlando las guardias de los profesores, los horarios en los que la verja no estaba electrificada y las cámaras apagadas...todo, absolutamente todo. Y ahora, estaba fuera, y aunque no sabía como había llegado tan lejos, tampoco tenía interés en saberlo.
Me levanto y sacudo mi ropa con las manos. Empiezo a correr, deseando alejarme del Ashburey, de Nocknord, y de...
Pero ahora, siento cansancio y una presión que me obliga a caer rendida sobre el suelo, pero lucho, no me rindo. Intento continuar, pero noto un dolor punzante en un lado del abdomen, y veo una mancha roja que se va extendiendo velozmente por mi ropa. Mientras siento como me voy desvaneciendo, veo una sombra que saca el cuchillo de mis entrañas produciéndome un dolor inmenso, y el hombre, huye camuflado entre los árboles...oigo pasos que se acercan hasta mi; otra sombra, que me sujeta y me recuesta sobre sus brazos, mientras llora, y tapa con su mano mi herida.
Me doy cuenta de que es él. Mi mejor amigo; el que me sostiene ahora entre sus brazos, y aunque quiero hablar, hay algo que no me lo permite. No puedo articular palabra, y mis ojos empiezan a cerrarse sin yo poder evitarlo, mientras que él, me mira a los ojos y llora desconsoladamente. Y de inmediato, mis ojos terminan de cerrarse y todo desaparece entre la niebla.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu Blog es genial y está muy bien para hacerse una idea de los libros, porque recomendas libros buenos, no de esos comerciales de los jóvenes de a hora (como tú dices jaja.
Bueno, pues gracias y que sepas que bueno que no puedo participar en el concurso porque me entere tarde pero que, bueno, cuando hagas otro, cuentas con mi participación.
Chao besos ^^

~♪Marina♪~ dijo...

Hola Escritora, sólo quería aconsejarte de no poner comas entre el sujeto y el predicado, una cosa son las pausas y otra cosa son las comas.
Espero que te sirva el consejo (lo he dado en clase hace poco xD).
~Marina~

Sara dijo...

Me gusta mucho tu blog, así que por aquí me quedo :).
Besos

Libromaníaca dijo...

¡Gracias, Sara! Siempre es un placer contar con nuevos Libromaníacos ^_^
Espero que te pases ahora a menudo y que hagas algún comentario sobre cualquier entrada y des tu opinión.
Un saludo: Libromaníaca. ^_^